MARRUECOS: LA COSTA ATLÁNTICA EN AUTOCARAVANA

MARRUECOS: LA COSTA ATLÁNTICA EN AUTOCARAVANA

En este viaje en autocaravana por Marruecos nos centraremos en la Costa Atlántica, disfrutaremos de grandes acantilados, de kilómetros de playas vírgenes, de arena blanca y fina y cómo no, de desierto. De dunas que llegan al océano y de pequeñas ciudades y pueblos con encanto, muchos de los cuales son Patrimonio de la Humanidad. Una experiencia única de maravillosos paisajes y de gentes amables.


Día 1- 21/02/2020 ANTEQUERA – ALGECIRAS-TANGER MED- ASSILAH

Salimos de Antequera a las tres de la tarde rumbo Algeciras, esta vez cruzamos el estrecho con destino Tanger Med.

El sellado de pasaportes se hace durante la travesía, lo que es más cómodo. Luego una vez allí, solo tendrás que realizar la exportación del vehículo a la salida del puerto.

Aunque la travesía dura hora y media, las autoridades marroquíes no tienen nunca prisa, de ahí que cuando salimos del puerto eran las nueve de la noche.

Decidimos coger la autopista y dormir en Assilah.

En Assilah, pernoctamos entre las murallas y el  puerto por 50 dirhams (5 Euros).

Parking de Assilah:35°28'00.9"N 6°02'13.9"W


 DÍA 2- 22/02/2020: ASHILA-RABAT (240 KM)

 Assilah es  un antiguo puerto portugués, cuya medina amurallada  conserva el encanto de casas blanqueadas, puertas azules y callejuelas estrechas. Bien cuidada y bastante limpia lleva al viajero a perderse por ella, y a encontrarse con rincones de una gran belleza relajante.

Es un medina llena de artistas, que decoran sus calles con murales coloridos, mezclándose así la tradición con la modernidad. A lo que se le suma sus numerosos comercios, que animan la ciudad hasta bien entrada la noche. Es una ciudad ideal para comprar ropa deportiva a buen precio.

Os recomiendo “los Béticos de Assilah”. Mohamed, su dueño, no ha ido nunca a la península pero parece que fuera de Cádiz cuando habla. Como vamos con dos adolescentes os podéis imaginar donde hicieron el agosto.

Después de una mañana disfrutando de Assilah y sus gentes, decidimos ir haciendo Kilómetros. Nos dirigimos a Rabat.

Rabat se encuentra a 240 km de Assilah y es la capital política y financiera del Reino de Marruecos, donde reside la familia Real. Y lo extraño es que ninguna guía de viajes hace gala de esta Ciudad, potenciando más otros destinos del país. Sin embargo, a nosotros nos sorprendió MUY GRATAMENTE, porque a diferencia de MARRACKECH,  Rabat es una ciudad bastante relajada de donde se puede entrar y salir fácilmente y con muchos lugares bellos e interesantes, donde ni comerciantes, ni personajes varios, agobian al turista vendiendo o mendigando.

Llegamos a las cuatro de la tarde hora marroquí (una hora menos que en la península si vas en invierno, dos si vas en verano). Dejamos la autocaravana en el parking del faro, muy cerca de cualquier lugar turístico.

Rabat, se encuentra en la desembocadura del río Bu Regreg, lo que la hace singular, por el paisaje tan variopinto que presenta. Desde unos acantilados donde las olas chocan con bravura hasta una zona de calma y barquitos pequeños que se amontonan junto a las murallas en una rivera del río, limpia y bien cuidada.

El parking del Faro es un lugar impresionante, donde las olas rompen en el acantilado, y desde donde visualizas la ksbah des Oudaias .

Hacia ella nos dirigimos, esta se encuentra sobre el promontorio, cerca de donde hemos dejado la autocaravana y su única puerta de entrada y de salida es la impresionante puerta Bab Udaia. Esta kasbah, fue fundada por los Andalusíes expulsados por los Reyes Católicos, de ahí el nombre de los jardines que la rodean. Se trata de callejuelas estrechas y empinadas, de casas blancas y puertas azules con vistas impresionantes a la desembocadura del río. Es pequeña y fácil de visitar.

Así pues, continuamos bajando por los jardines andalusíes y adentrándonos en la medina por la calle de los Cónsules. Llamada así porque, durante un tiempo se les obligó a todos los consulados extranjeros a establecer allí sus sedes. Actualmente es una calle llena de comercio tradicional, que atraviesa la medina con un artesonado de celosías impresionante en el techo y donde puedes adquirir cualquier objeto sin sentirte agobiado. Alfombras, tejidos, antigüedades, verduras asadas, pastelería marroquí, sandalias de cuero…Te cobran lo marcado eres un cliente más.

Abandonamos la Medina por el otro extremo y salimos a la avenida que nos lleva al Mausoleo de Hassan II y a la famosa torre del mismo nombre. Es un recinto cerrado que tiene un horario establecido y que cierra para el turismo a las seis de la tarde. Nosotros llegamos de milagro.

De vuelta, en lugar de volver por la Medina, rodeamos las murallas y continuamos por el paseo fluvial. Un paseo moderno y muy a la europea, lleno de restaurantes y parques infantiles, con carril bici y jardines que ofrece una  magnifica perspectiva de las murallas y la ksbah al atardecer.

Nuestra visita a Rabat terminará por esta vez aquí, sé que volveremos, pero en este parking no se puede pernoctar y tenemos que salir de él.

Así que continuamos con nuestra ruta hacia el sur por la zona atlántica, en esta ocasión  como es muy tarde pernoctamos en el parking de un Hotel en la playa a la salida de Rabat.

Parking  faro: 34.029901N   6.845599W

Parking hotel KABAH, en Rose Marie33°53'16.4"N 7°00'48.8"W


Día 3- 23/02/2020. Rabat- El Jadida-Essaouira

Salimos temprano y llegamos a El Jadida, la antigua MAZAGAN, sobre las diez de la mañana. Aparcamos junto al puerto al pie de la Cité Portuguesa, que es como se conoce a su medina. Esta fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1918, aunque nada tiene que ver con las calles blancas y puertas de color azul de otras, tiene un encanto especial, ya que el adobe, la arenisca y ese descuido natural, le da una seña de identidad propia de las ciudades portuarias, conservando las pintorescas y laberínticas callejuelas. Nada más entrar te tropiezas con la antigua iglesia de la Asunción, hoy convertida en teatro municipal. En esa misma calle principal llamada Mohammed Ahchemi Bahbai, que está cuajada de puestos de artesanía y restaurantes, se encuentra la joya de El Jadida: la Citerne Portuguaise- cisterna portuguesa. Se trata se una gran cisterna de agua abovedada por la que entra un gran haz de luz que se refleja en la balsa de agua que cubre el suelo. La cisterna corresponde a la llegada de los portugueses a estas tierras en el siglo XVI (turistas 60 dirhams). La mejor hora para  sacar buenas fotografías, es el mediodía.

Continuando calle adelante se llega a la Porte de la Mer o Puerta del Mar y desde ahí se puede subir y caminar por las murallas. No os perdáis las impresionantes vistas que hay desde el Bastión de L’Ange.

Después de la visita nos dirigimos a la lonja del pescado, donde teníamos aparcadas las autocaravanas, y fuimos a comprar. Es un espectáculo bullicioso, donde los pescaderos se afanan por venderte el mejor pescado fresco que han traído.

Nosotros compramos doradas, gambas rojas y lenguado y luego nos dirigimos a uno de los dos restaurantes que hay sobre la lonja y por dos euros el kilo te lo hacen como quieras y te lo sirven en la mesa con pan y salsa de tomate picante. Nosotros estuvimos en el MRKARE.

Tras comer pusimos rumbo a Essaouira por la autopista y a  partir de aquí hacia el sur te encontraras muchos carteles con una grafía que recuerda al Griego o alguna lengua de signos de la antigüedad. Es el Tifnagh, lengua bereber de origen fenicio, que a perdurado hasta nuestros días y que desde el 2003 es lengua oficial en Marruecos.

Hasta Essaouira, tardamos unas cuatro horas y como era tarde aparcamos junto a un Centro comercial Carrefour y el hotel “Ventes les iles”.

Parking El Jadida: 33°15'17.5"N 8°30'03.5"W

Parking Essauoira: 31°29'52.5"N 9°45'07.8"W


Día 4- 24/02/2020 ESSAOUIRA – SIDI KAOUKI

Por la mañana tras desayunar en la caravana nos dirigimos a un parking junto a las murallas de la Medina

Essaouiraes una ciudad fortificada que data de la época de los fenicios y en 1506 pasó a ser una fortaleza portuguesa. Su nombre significa “La bien dibujada” ya que es la única medina construida sobre plano, y es tan espectacular que en 2001 fue clasificada como Patrimonio Mundial de la Humanidad. Para conocerla hay que pasear y disfrutar de su embrujo de sus mercados, de sus calles, de sus olores y colores. En su interior, las calles están cuajadas de numerosos zocos haciendo que la medina sea un gran mercado a cielo descubierto y este muy animada. Y así lo hicimos, además en el zoco del pescado compramos sardinas y unas buenas gambas  que luego pusimos por la noche de cena . No te pierdas tampoco el paseo por las murallas y entra y sal por todas sus puertas, merece la pena descubrir estos rincones.

De la misma forma, te recomiendo que te acerces al puerto que se abre tras la amplia plaza Moulay Hassan, el bullicio se hace patente y eso si, procurar que ese día no haga mucho calor porque el olor se hace insoportable. Nosotros no comimos en él como recomiendan algunas guías de viaje pues  aunque el marisco era fresco e incluso las langostas se movían, el olor y las gaviotas sobre nuestras cabezas no nos invitaba a ello.

Pasamos toda  la mañana disfrutando de esta ciudad de su ambiente y como no de sus vistas al mar, pero tanto bullicio, nos llevo a poner pie a SIDI KAOUKI, población cercana a ESSAOUIRA, con una playa virgen de 4,5 km y donde disfrutamos en el camping KAOUKI BEACH , de piscina y tarde de playa junto con una cena digna de estos lares.

Parking Essaouira: 31°30'39.1"N 9°45'59.7"W

Parking Sidi Kaouki: 31°21'02.2"N 9°47'40.0"W


Día 5- 25/02/2020 SIDI KAOUKI- AGADIR- TIZNIT-TIFNIT

Salimos temprano siguiendo la carretera de la costa, que transita por una maravilla paisajística. Nada más salir, las colinas se llenan de árboles de Argán salpicadas de pequeñas aldeas con tiendecitas a pie de carretera, ofreciéndo el aceite que de ellos se extrae. Nosotros decidimos parar en una de estas poblaciones y colaborar con unas de las cooperativas de mujeres, que hacen productos cosméticos y que utilizan estos ingresos para el desarrollo de sus pueblos y empresas.

Así que tras la parada técnica continuamos por esta sinuosa carretera en la que volveremos a parar nuevamente para fotografiar a unas cabritas comiendo en lo alto de uno de los numerosos árboles de Argan.

Pero la sorpresa vendrá más adelante antes de llegara a Agadir, cuando sobre el horizonte se abra la inmensidad del océano Atlántico con playas de arena blanca y grandes acantilados.

Llegamos a Agadir sobre las doce la mañana, aparcamos junto al puerto al principio del paseo marítimo. Y como si de Marbella se tratará, los grandes edificios de hoteles de gran lujo  y cadenas de comida rápida , nos rodean, nada tiene que ver con Marruecos, perfectamente podríamos decir que estamos en cualquier ciudad europea de la costa mediterránea.

Para comer y disfrutar de la tarde nos fuimos a la aldea de TIFNIT, a 25 km de AGADIR, famosa por encontrarse en el parque natural de Souza Massa y rodeada de dunas. Es una pequeña aldea pesquera con un encanto  especial, allí disfrutamos de las dunas que llegan hasta la playa y de un paseo a camello. Una experiencia única.

Antes de que llegue la noche nos vamos a TIZNIT, ya en el interior. Aquí, junto a las murallas de la Medina, existe un camping que se encuentra lleno, así que sin problemas y al igual que muchas otras autocaravanas dormimos en un parking junto al camping.

Parking Agadir: 30°25'08.3"N 9°36'21.3"W

Parking Tifnit: 30°11'57.3"N 9°38'17.3"W

Parking Tiznit : 29°41'34.5"N 9°43'35.9"W


Día 6- 26/02/20202 TIFNIT- TAFRAOUTE

Al día siguiente decidimos darnos un paseo por TIZNIT, esta población de origen bereber del valle del Souss, cuenta con una medina amurallada de más de seis kilómetros, toda ella en color rojizo. Nada más cruzar la puerta de la medina (junto a la que nos encontramos pernoctando)  a mano derecha se encuentra la KASBAH, donde podemos ver  la gran mezquita, su famosa fuente azul y una fortificación restaurada , ya que en 1940 se demolió prácticamente entera.

El zoco está en el lado izquierdo de la medina. NO esperéis encontrar una ciudad cuidada estéticamente. Es una ciudad, donde la perspectiva de la muralla gusta, pero poco atractiva turísticamente.

Sobre las once salimos por una carretera que pese a las curvas y la estrechez, la 7074, presenta hermosos paisajes y una vistas maravillosas con grandes desfiladeros.

Tras un par de horas llegamos al corazón del Anti- Atlas, a Tafroute

Tafraoute, es un  lugar desértico, lleno de palmerales y formaciones rocosas, de una gran belleza natural. Un oasis regado por un rio, y acostumbrado de tiempos inmemoriables a acoger a los viajeros y caravanas de mercaderes que se adentraban en el desierto desde la costa atlántica por el valle del Souss. De ahí que no sorprenda ver gran cantidad de autocaravanas, sobretodo francesas, que pasan en él los meses de invierno y que salpican el gran palmera a la entrada y salida del pueblo, de la misma forma cuenta con tres camping y un punto de vaciado y llenado para las autocaravanas junto al pabellón de deportes.

Nosotros decidimos adentrarnos en el palmeral y bajo una magnifica sombra comimos y descansamos, por la tarde paseamos por el mercado y por el pueblo  donde alquilamos unas bicis para hacer una ruta por los alrededores y compramos unos crepes marroquís (los beghrir).

De todas formas no debes preocuparte por la comida, al palmeral llegan el panadero, ó mujeres que te ofrecen tajines o sopa, comida casera que te la preparan y te la llevan por un precio casi irrisorio.

Parking de Tafraoute: 2 9°43'19.2"N 8°58'50.2"W


Dia 7- 27/02/2020 TAFRAOUTE-TAROUDANT

Después de desayunar, el pan que nos había traído el panadero, continuamos la ruta hacia TAROUDANT, para ello cogemos la salida hacia Ait- Baha. La carretera aunque no es tan impresionante como la del día anterior si hay que decir que no te deja indiferente. Desfiladeros, desierto y pequeñas poblaciones de casas de piedra y adobe.

Después de unas cuatro horas llegamos a Taroudant, y aparcamos junto a las murallas al lado del Hotel Palais Salma.

Se permite la pernocta por 20 dirham, 2 euros. Taroudant, es una ciudad amurallada (7 kilómetros de murallas color rojizo), conocida como “la pequeña Marrakech”.Es la puerta de entrada más occidental al Gran Atlas. Al igual que nos ocurriera en Tiznit, la perspectiva de la muralla es espectacular, ero el interior de la medina no tiene ningún atractivo turístico, salvo que desees adentrarte en sus zocos y comenzar a regatear. Posee dos Zocos el Bereber y el Árabe, comunicados entre sí, de hecho es famosa por poseer el mayor mercado del valle del Souss. Aquí si tienes dinero y tiempo puedes comprar  e incluso hacerte a medida unas sandalias, unas botas o el tipo de calzado que desees, son numerosos los artesanos del cuero y la plata que  veras en diferentes puestos.

Si no quieres terminar muy cansado siempre puedes alquilar un coche de caballos en el mismo aparcamiento donde nos encontramos y que os haga un recorrido alrededor de las murallas.

También puedes adquirir, esculturas originales y únicas en piedra caliza blanca propia de esta zona.

Parking Taroudant: 30°28'25.4"N 8°52'14.2"W


 Dia 8- 28/02/2020 TAROUDANT- MARRAKECH

Salimos temprano hacia Marrakech, pero esta vez cogimos la autopista, pues la carretera nacional, nos ha dicho un lugareño que esta muy mala, no la cogen ni ellos.

En Marrakech, la última vez que estuvimos nos alojamos en el camping Fedaous, pero no tiene piscina y hace 34 grados. Así que nos vamos al Camping Ourika. Ésta genial, parcelas con sombras, piscina y duchas limpias y nuevas.Genial!! y el precio mejor 195 Dirham, una autocaravana y cuatro personas.

Así que tras comer y darnos un baño, cogimos un taxi y nos fuimos al centro.

Por la puerta del camping que está a 10 kilómetros de la Plaza Jemma El Fnaa, pasa un autobús. Pero visto él tráfico caótico de esta ciudad, preferimos un taxi (250 dirham ida y vuelta).

La vida de la medina de Marrakech, así como la visita turística pasa por la plaza DJemma El Fann (plaza de los muertos) allí era donde hasta el siglo XIX, se ejecutaban a los reos a muerte. La actividad en esta plaza es frenética, puestos de zumos, encantadores de serpientes, grupos de música, equilibristas, tatuadoras de gena…etc. Y que se va transformando conforme la noche cae en puestos de comida y otro tipo de espectáculos.

Frente a la plaza, se encuentra La Koutoubia, minarete de la mezquita del mismo nombre, símbolo de la ciudad  e inspiración para la construcción de la giralda de Sevilla.

Tras Ella se abre la zona de la kasbah, que nos lleva a otros monumentos como las tumbas Sadíes, ó los palacios reales de bahía, esta zona aunque turística es más tranquila y menos bulliciosa que la plaza ó el propio zoco de Marrakech que se encuentra junto a la plaza en el lado opuesto a la KouToubia.

En esta ocasión decidimos adentrarnos en el zoco y cenar en uno de sus numerosos restaurantes con terrazas. En nuestra última visita a Marrakech cenamos en uno de los puestos de la plaza. Una experiencia que no recomiendo a nadie, y que por su puesto no volveremos a repetir. Tras degustar algunos de los más típicos platos marroquíes (tajín de Cordero e higos secos, pollo con dátiles, brochetas variadas y como no una pastilla de pollo, acompañados de un buen té a la menta). Nos fuimos a descansar.

Camping Ourika Marrakech :31°31'35.1"N 7°57'35.3"W


Día 9-29/02/2020 MARRAKECH- MOULAY BOUSSLAM- ASSILAH

Es un pequeño pueblo que se encuentra en el corazón del Parque Nacional de la Laguna de Medja Zerga justo en la desembocadura del canal que une la laguna con el mar, de una gran belleza por sus casa blancas y su enorme paseo marítimo. El pueblo debe su nombre a un místico del siglo X cuya tumba se encuentra ubicado en la parte baja del pueblo, junto al canal que comunica la laguna con la mar. Hay numerosas barquitas con capacidad para seis personas que te pasean durante una hora y media o dos por la laguna por un módico precio 150 dirham.

Y si el día esta bien puedes disfrutar de la inmensa playa que se abre al é de arena blanca y cuyo acceso es muy fácil desde el paseo marítimo

Aunque hay dos campings en la zona, nosotros volvemos a Assilah. Se ha hecho de noche, pero es preferible porque estamos a 60 km y es autovía y ya mañana descansados cogeremos el ferry en Tanger.


Día 10- 01/03/2020 ASSILAH - TANGER MEG

Aunque llegamos dos horas antes de la hora prevista de salida del barco, el pasar la aduana marroquí fue un suplicio. Y el problema no fue el cheking de las personas que hasta tres controles pasas antes de embarcar, sino que el escarner de los vehículos se averió y no se les ocurre pasar los perros o hacer una inspección ocular no. Hubo que esperar a que lo arreglaran y por supuesto no había ninguno de repuesto. Vamos un desastre y sin prisa. Hubo quien lo perdió y tuvo que esperar tres horas al siguiente. Nosotros entramos los últimos y porque nos vieron aparecer cuando cerraban las compuertas.

No hay comentarios

Agregar comentario

Debe ser Conectado para agregar comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: