EL CABO DE GATA EN AUTOCARAVANA

EL CABO DE GATA EN AUTOCARAVANA

Aprovechando los días de descanso que nos brinda la Semana Santa decidimos que no había mejor forma de disfrutar del parque natural del Cabo de Gata, que hacerlo con nuestra autocaravana. Playas, desierto, senderos, pueblos y rincones de cine nos aguardan. Y aunque la pernocta esta prohibida salvo en las áreas o camping habilitados para ello, podemos aparcar en unos rincones maravillosos durante todo el día, con lo que la visita y el disfrute del cabo de gata está garantizado.

Día 1. 28 de Marzo. ANTEQUERA - FARO CABO DE GATA- NÍJAR

Salimos al medio día, y aprovechando aún la luz solar decidimos comenzar nuestro viaje por la visita al Faro que se encuentra en el mismo cabo y que da nombre al parque natural y por ende al Arrecife de Sirenas.

Las vistas desde aquí son espectaculares, sobretodo al ATARDECER. De un lado se divisa el parque con sus calas y acantilados y del otro toda la bahía de Almería.

Situado sobre el promontorio en el que se encuentran las ruinas del Castillo de San Francisco de Paula, que en su mejor época, controlaba la costa sur del cabo de posibles desembarcos piratas. El faro, aún en  funcionamiento, fue construido hacia 1865 y su alcance supera los 200 kilómetros, sirviendo de referencia para la navegación de la zona.

Junto al faro se encuentra el mirador de las Sirenas, este arrecife son rocas de color oscuro con formas escarpadas que recuerdan el origen volcánico de la zona. En la antigüedad estuvieron pobladas de focas monje, y los antiguos navegantes confundían sus gritos con los cantos de sirenas. De ahí su nombre.

La noche se nos hecha encima así que decidimos pernoctar en el área Camper Cabo de Gata, que se encuentra entre invernaderos y a pie de la carretera que va desde Níjar a San José.

Parking Faro  de Cabo de Gata: 36.722125, -2.191906

Área camper cabo de Gata: 36.816031, -2.148788

 

Día 2. 29 de Marzo. SAN JOSE- PLAYA DE LOS GENOVESES- PLAYA DEL MÓNSUL- ALBARICOQUES

El día se presenta soleado así que decidimos, tras desayunar, poner rumbo a San José. Este es un pueblecito costero típicamente mediterráneo de casas blancas y puertas azules donde las tejas dejan lugar a terrazas que se abren al mar y donde aún, al igual que en la Isleta del Moro o en Aguamarga,  siguen estando varadas las pequeñas barcas de pesca en el fondeadero.

Pero uno de sus mayores atractivos no es la fisionomía de la población sino el entorno natural que lo rodea. Justo desde aquí se inicia la senda que da acceso a las playas más famosas del parque: La del Mónsul y los Genoveses.

Este sendero se puede hacer andando o en bici. Nosotros optamos por los pedales. Fue genial llegar hasta la playa del Mónsul. Si lo deseas, puedes seguir y hacer la llamada ruta de la Vela Blanca en la que accedes hasta el faro. Decidimos llegar hasta aquí  porque íbamos con niños y al ser un poco más empinada y escarpada, la dificultad de terminarla era considerable.

Así pues tras el paseo decidimos irnos al área de los Albaricoques, Camper Park Olivares y reponer fuerzas con una magnifica paella.

Este área acababa de entrar en funcionamiento el día de antes. Es privada pero se encuentra en pleno corazón del parque, en uno de los lugares más cinematográficos del mismo, en la Aldea Albaricoques. Desde la misma puerta del área parten rutas (a pie o en bici) a todos los puntos de interés del Cabo de Gata. El área está genial, sin tanta masificación, con unos servicios estupendos y con espacio suficiente para las autocaravanas más grandes. En fin fue todo un acierto.

Por la tarde dimos una vuelta por el pueblecito, donde a la entrada nos recibe un Vaquero de metal y un panel informativo con los puntos de interés cinematográficos. Películas como "La muerte tenia un precio", "El bueno, el malo y el feo" y otras tantas más que fueron rodadas en su era, o en su ermita.

También cerca de allí, a unos tres kilómetros, nos encontramos con otro punto bastante  interesante, El cortijo del Fraile. Este edificio, medio en ruinas, está declarado bien de Interés Cultural, por sitio histórico, ya que en el se produjo en 1928 el crimen de Níjar que inspiró a Federico García Lorca para sus Bodas de Sangre.

Área Camper Park Olivares ( Los Albaricoques) N 36.84817,  W 2.11816 

MOLINO DE LOS GENOVESES

 

ALBARICOQUES

PLAYA DEL MONSÚL

 

Día 3/ 30 de Marzo. ALBARICOQUES- LOS ESCULLOS- RODALQUILAR

Por la mañana decidimos hacer una de las rutas que salen desde el área, así que hicimos la que va hasta los Escullos. Son unos 8 km a través de cortijos, ramblas y riachuelos por donde no pasa el agua desde hace siglos. Esta vez lo hicimos andando ya que para las bicis presenta tramos bastante complicado (en sus dos últimos km coincide con el sendero de la caldera de majada redonda). Mereció la pena, son unas cuatro horas ida y vuelta, donde no saldrás defraudado.

Tras comer, nos fuimos a las minas de Rodalquilar. A las afueras de esta población existe un complejo minero abandonado. Eran unas minas de Oro que estuvieron en funcionamiento hasta 1966, cuando por agotamiento de los filones, se cerró. Merece la pena la visita no sólo por lo interesante del lugar sino por el paisaje que desde allí se divisa.

Desde aquí, también se puede hacer la ruta hasta el cortijo del Fraile, pasando por el poblado minero de San Diego.

Parking Minas Rodalquilar 36.852925, -2.045993

MIRADOR LA AMATISTA

MINAS DE RODALQUILAR

MINAS DE RODALQUILAR

MINAS DE RODALQUILAR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Día 4/ 31 de Marzo. RODALQUILAR -LA ISLETA DEL MORO- ANTEQUERA

Por la mañana, decidimos regresar sobre nuestros pasos y pasar el día en la  Isleta del Moro, para mi uno de los rincones más bonitos del Cabo de Gata. Pueblo pequeño (100 habitantes) de casa blancas y aguas cristalinas con barquitas fondeadas en la playa. Un lugar idílico, que debe su nombre a un pequeño islote que hay junto al pueblo y al que el caudillo bereber Mohamed Arraéz , le puso su nombre.

Desde el parque infantil que se encuentra en lo alto del pueblo y siguiendo el sendero señalizado de la costa llegamos a la playa de los Escullos,  nuevamente a pie. Es un sendero de 3,5 km ida y vuelta que no presenta dificultad alguna y que te lleva por los acantilados y playas de esta zona del cabo de Gata. Un magnífico paseo.

Después de comer nos toca volver a casa, Aguamarga quedará para otra ocasión.

Parking Isleta del Moro 36.816643, -2.051250

ISLETA DEL MORO

No hay comentarios

Agregar comentario

Debe ser Conectado para agregar comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: